GALLOS PELEAN EN EL RING, NO QUIERO EMPATES

Por Arsenio Castillo Martiatu

El Hip Hop en Cuba se ha definido por eventos competitivos, plenos del deseo de demostrar a propios y extraños, el afán de superar y auto superarse, de dejar una huella, de marcar, al rojo vivo, un recuerdo, un momento clave. Los que no fueron a la batalla de gallos, se lo perdieron, los que si, tendremos algo que contarles a nuestros nietos.

Aquí va un paisaje después de la batalla según Edgaro Doble Filo, el hombre más cerca del duelo. No quiero empates.

Después de ver, y creer, no me quede satisfecho y un testigo especial es todo lo que necesitaba para revisitar esa suerte de repentismo urbano que llena de adrenalina lirica los Jardines de la Tropical. Así que tome papel, lápiz y recuerdos para indagar en la mente de Edgaro , el tercer hombre en el ring. Animador, rapero, productor musical, a el todo esto lo toca más que de cerca, lo toca dentro.

El evento lo patrocinaban el Instituto de la Música, la Agencia Cubana de Rap y el refresco Red Bull

VALLA DE GALLOS

Edgaro, eres un testigo especial de la valla.

Tenia muchas expectativas, la valla es más que ella misma, es el preámbulo a una gran competencia internacional iberoamericana,  una batalla internacional, es por mérito, el mejor es él que gana. Y él que va…

Es una meritocracia. No hay empates.

No pude dejar de pensar en el evento más grande en sí.

Se lo repetías al público.

Constantemente, es muy productivo para los raperos y para el público, muchas veces asistimos a eventos sin pensar en la importancia histórica que tienen, gran parte no sabía que era la segunda edición.

Para mí tuvo un sabor de Deja Vu, de batalla soñada y revivida, mi segundo año como presentador.

El año pasado la selección la hizo el Instituto de la Música, quedaron fuera, en mi opinión uno o dos de los más grandes improvisadores. Pero creó un precedente poderosísimo, conectó a todos con la onda de improvisar.

Un año entero  afilando las espuelas, con el intenso deseo de ganar.

Ésta vez el Instituto fue más flexible y pudo darse una batalla de gallos más real en La Habana. Los de provincia, desafortunadamente, no están en el proceso de selección.

PARA EL ARTICULO COMPLETO – GALLOS PELEAN EN EL RING, NO QUIERO EMPATES.

Anuncios