Las lecciones que nos deja Nelson Mandela.

Por: Msc. María-I. Faguaga Iglesias.

Antropóloga e Historiadora

Muere Nelson Mandela. El mundo llora el enorme y profundo dolor. Desde Europa, alguien nos pide lo que sabemos pero que normas establecidas para el duelo en las culturas occidentales no nos permiten decir abiertamente. Es que a partir de hoy debemos también celebrar por su vida, por la grandeza de una vida vivida intensa y sabiamente.

Nelson Mandela ha sido calificado por el actual presidente de Sudáfrica, Jacob Zuma, como el más universal de los sudafricanos. Con propiedad podríamos decir que una de las figuras más universales y atractivas, murió a los 95 años. Una larga vida de lucha en contra del sistema de apartheid. En contra de la visibilización más cruel del racismo en la contemporaneidad.

Llegado el momento del fin de su existencia física, el mundo se debate en un cambio de época que él principió en propiciar.

El gran hombre que destacó por su lucha en contra de la discriminación etno-racial y por la igualdad de derechos sin revanchas, el hombre que luchó porque no hubiera dominios de unos sobre otros, ni de blancos ni de negros, porque se construyera la democracia que tiene que ser para todos, dejó de existir en un mundo en el cual se debaten las fuerzas retrógradas de las separaciones y discriminaciones con las revitalizadas y ampliadas fuerzas que reconocen la necesidad de valorar a cada cultura, raza, nación, sexo, grupo etario, profesión a todas y a todos, sin distingos que menoscaben.

Las lecciones que nos deja Nelson Mandela.docx

Anuncios