Proyecto Arcoíris contra la censura en la plataforma Cubava.cu

La plataforma de blogs cubanos Reflejos (http://cubava.cu) cerró por segunda vez el blog de Proyecto Arcoíris. Argumentan que parte de la reseña del activista Jimmy Roque Martínez “Con el perdón (o no) de Mariela Castro” viola la Sección 6 de las Normas de Uso del portal, donde se prohíbe “Transferir, publicar, transmitir o publicar Contenido que sea ilegal, contrarrevolucionario, dañino, amenazante, abusivo, hostigante, escabroso, difamatorio, vulgar, obsceno, calumnioso, fóbico, cuestionable a nivel racial y ético o de cualquier otra forma que invada la privacidad de otros…”

El párrafo resaltado por el (anónimo) Grupo de Monitoreo está conformado por tres oraciones que exponen hechos ya conocidos, sin incluir valoraciones.

“Ha pasado cincuenta años desde la creación de las UMAP y ni un solo responsable ha pedido disculpas al pueblo. Los máximos responsables aún permanecen vivos. El Ministro de las FAR en aquel momento es ahora el presidente del país.”

No sabemos cómo eso “denigra a la Revolución”, de acuerdo a la sentencia que nos transmitió una funcionaria. Su única explicación fue que, aunque sean hechos en efecto conocidos, no pueden ser publicados en el servidor http://cubava.cu.

La simple constatación de una realidad histórica escandaliza al equipo de censura de turno.

Recordemos que las Unidades Militares de Ayuda a la Producción (UMAP), fueron verdaderos campos de labor forzada, donde el gobierno cubano pretendió, mediante reclusión y trabajo obligatorio, transformar a todos los hombres que fueran diferentes a la norma: por su orientación sexual o identidad de género, por su filiación religiosa, por sus ideas políticas, o simplemente por su apariencia externa. Las UMAP funcionaron de 1965 a 1968.

La censura a Proyecto Arcoíris sin dudas contrasta con las declaraciones públicas de la Dirección de Cubava, donde insisten que quieren dar oportunidad a las personas que están aún distantes del limitado y caro acceso a la red de redes; y que se llama “Reflejos” porque debe ser una visión de la verdadera Cuba. En la concreta, varios blogs que publican contenido político crítico han sido cerrados, en el peor estilo del Quinquenio Gris: “La Jugada”, “Observatorio Crítico”, “Bubusopía”. Ahora fue el turno de “Proyecto Arcoíris”. Mientras, la blogosfera evangélica publica montones de contenidos que contradicen abiertamente las políticas de los ministerios de Salud Pública y Educación, pero eso no preocupa al Grupo de Monitoreo.

En medio de un proceso de apertura en Cuba, los avances para la comunidad LGBTIQ en realidad se han limitado a espacios bien restringidos, en muchos casos más relacionados con el mercado que con los Derechos Humanos que nuestro Estado debe garantizar a toda su ciudadanía. La censura de Cubava y la imposibilidad de crítica a los líderes del país demuestran en cambio que siguen vivas las lógicas restrictivas, de prohibiciones e intolerancia, y que sus defensores y defensoras todavía cuentan con poder.

Esto confirma que la Revolución no puede seguir adelante mientras el derecho a la libertad de expresión no cuente con suficientes herramientas que la defiendan. En la situación actual, cualquier reflexión propositiva, crítica o diferente, emitida desde abajo y circulada con ayuda de las nuevas tecnologías, puede ser castigada por el miedo de cualquier anónimo Grupo de Monitoreo, o la llamada telefónica de algún funcionario emplazado; aun cuando eso viola lo previsto en el Código Penal cubano, que sanciona a quienes limiten la libre emisión del pensamiento.

Proyecto Arcoíris, colectivo LGBT y anticapitalista, no se va a detener en la lucha contra el ocultamiento, la doble moral, la censura, armas habituales de la homofobia y quienes justifican la desigualdad. Si Reflejos lo quiere impedir, nos opondremos por todas las vías a nuestro alcance.

Este correo electrónico se ha enviado desde un equipo libre de virus y protegido por Avast.
www.avast.com
Anuncios