Posts from the ‘Uncategorized’ Category

Palabras de Elogios a Tomás Fernández Robaina leídas por Víctor Fowler en ocasión de la entrega de la disti nción por la Cultura Nacional

Toggle navigationLogo de la Biblioteca Nacional de Cuba José Martí

Noticias

120 Aniversario de la BNCJM Concurso Leer a Martí logo Programa Nacional por la Lectura logomeses EneroFebrero MarzoAbril MayoJunio JulioAgosto SeptiembreOctubre NoviembreDiciembre
años 20212020 20192018 20162008 20072006 20052004 20032002 20012000 0

Biblioteca Coordinación provincial de bibliotecas, La HabanaBP. Rúben Martínez Villena, Ciudad de La Habana BP. Gener y Del Monte, MatanzasBP. Alex Urquiola Biblioteca Nacional José MartíB.P. Rubén Martínez Villena, Sancti Spíritus B.P. Rubén Martínez Villena, Ciudad de La HabanaB.P. Roberto Rivas Fraga, Ciego de Ávila B.P. Ramón González Coro, Pinar del RíoB.P. Policarpo Pineda, Guantánamo B.P. Martí, Villa ClaraB.P. Julio Antonio Mella, Isla de La Juventud B.P. Julio Antonio Mella, CamagüeyB.P. Gener y Del Monte, Matanzas B.P. Elvira Cape, Santiago de CubaB.P. Alex Urquiola, Holguín B.P. 1868, GranmaB.P. Alex Urquiola, Holguín B.P Ramón Gonzaléz Coro, Pinar del RíoASCUBI
Buscar

Ver todas las noticias

Foto de Palabras de Elogio a Tomás Fernández Robaina en ocasión de la entrega de la distinción por la Cultura Nacional, 5 de marzo de 2021, Biblioteca Nacional.Lo que Tomasito no sabe

Palabras de Elogio a Tomás Fernández Robaina en ocasión de la entrega de la distinción por la Cultura Nacional, 5 de marzo de 2021, Biblioteca Nacional.Lo que Tomasito no sabe

7/3/2021
Por: Victor Fowler, Biblioteca Nacional José Martí

Lo conocía desde que, a inicios de los 80, fuimos compañeros en ese mundo especial que son los talleres literarios. Él participaba y concursaba por el municipio Habana Vieja y yo por Plaza de la Revolución, teníamos amigos comunes y soñábamos -como todos los que entonces girábamos en el mismo círculo– con ganar el Encuentro-Debate Municipal e ir más lejos. De hecho, el Catálogo General de la Biblioteca Nacional guarda varios de aquellos folletos que para la ocasión eran impresos y en más de uno aparecen las contribuciones de Tomás; de estas, hasta donde recuerdo, aún quedan varias por ser recogidas en libros o editadas para públicos más amplios.

Pocos años más tarde, esta vez como humilde lector, estuve entre los muchos que disfrutamos con las Memorias secretas de dos mujeres públicas (1984) de su autoría, pequeña joya de la literatura testimonial cubana al que han seguido en el tiempo títulos como Hablen paleros y santeros (1994) y Misa para un ángel (2010)

Sin embargo, no fue sino hasta que fuimos compañeros de trabajo en la Biblioteca Nacional (donde ya él era toda una leyenda) y a que también fuimos vecinos durante casi veinte años (por lo que hacerle la visita se convirtió en algo habitual) que empecé a conocer otras aristas de la persona; es decir, a la persona misma.

Aquellos que no poseen el entrenamiento práctico o la cantidad suficiente de conocimiento teórico como para entender el mundo de las bibliotecas, apenas caen en se percatan de la enorme distinción que merecen (igual a los miembros de alguna comunidad suprema dentro de la profesión) los especialistas en Bibliografía. Ellos rastrean, seleccionan y organizan la producción literaria de todo un período, autor, editorial u órgano de prensa, región determinada o temática exacta. Los años de ejercicio equivalen a muchos miles de páginas leídas, exploraciones en las vidas de autores, desplazamientos (reales o no) a través de mapas, diversas pruebas o maneras de organizar la enorme montaña del conocimiento producido. Al final, de tanto explorar el contenido de que se trate, el bibliógrafo “entiende” como nadie la arquitectura interna del pensamiento que produjo la masa de documentos con los que hace su trabajo. Es por esto que los grandes bibliógrafos -como han sido entre nosotros Antonio Bachiller y Morales, Carlos M. Trelles, Fermín Peraza, Araceli García Carranza y el propio Tomás Fernández Robaina– son organizadores de conocimiento con elevado manejo de información y un fino juicio crítico, intelectuales de sus tiempos.

En este, su campo como profesional de alto nivel, Fernández Robaina es hacedor de obras tan relevantes como las Bibliografía de José María Heredia (1970), Bibliografía de bibliografías cubanas (1974), Bibliografía de la mujer cubana (1985), Bibliografía de temas afrocubanos (1986) y esa gran contribución que fue haber creado el Índice general de publicaciones periódicas, repertorio de importancia enorme para el estudio de la cultura cubana en el período revolucionario.

En años recientes, tal esfuerzo se ha visto complementado por textos en los cuales él analiza u homenajea la obra de colegas, como se ve en sus Apuntes para la historia de la Biblioteca Nacional José Martí (2001) y en Crítica bibliográfica y sociedad (2011). Además de ello, Fernández Robaina es autor de títulos imprescindibles de la investigación histórica entre nosotros como lo son: El negro en Cuba El negro en Cuba (1902-1958) (1990), Cuba: personalidades en el debate racial (2008) e Identidad afrocubana: cultura y nacionalidad (2009). En estos, Tomás ahonda -desde ángulos distintos– en el estudio de la identidad cultural y la historia social del negro cubano, esfuerzo con el recoge y desarrolla la obra de dos de sus mayores maestros: Walterio Carbpnel y Pedro Deschamps Chapeux.

Además de lo anterior, el trabajo como docente universitario y como especialista de la Biblioteca Nacional le ha permitido a Tomás compartir sus ideas a lo largo del país; así, ha desarrollado una larga y sostenida labor en el trabajo de formación de nuevos bibliógrafos, pero también de nuevos investigadores de la historia social del negro cubano. En este punto, su trabajo como bibliógrafo incluye las numerosas tesis y trabajos de investigación en los que figura como tutor o asesor; de estos me permito señalar dos, que me parecen de importancia mayor: una Bibliografía de la crítica sobre poesía cubana (1959-1979) y una Bibliografía de literatura cubana (siglos XIX y XX) que, de modo tan desprendido, me facilitó.

A esto hay que sumar su defensa de la cultura nacional en los escenarios académicos internacionales a los que ha sido invitado, su generosidad para establecer puentes entre investigadores de diversos países y para promover la obra de sus colegas cubanos y algo que muy pocos conocen, porque apenas lo menciona, su sentido de pertenencia a la institución en la que lleva ya más de medio siglo. Sea esto dando impulso y trayendo consigo, de algún viaje, donativos para la Biblioteca o propiciando contactos, intercambios y, en general, proyectos de gran valor.

Mencionar esto me ayuda a destacar la tremenda humildad de Tomás y su generosidad para con quienes se le acercan, sean estos encumbrados investigadores o simples estudiantes; por tal razón, son innumerables los trabajos de tesis o libros que llevan su nombre entre los agradecimientos o para los cuales, a veces con un sencillo comentario, ha servido de inspiración. Tal dato, además de señalarlo como una buena persona, lo identifica como un defensor inapagable de los valores identitarios de la cultura nacional desde los que son sus dos más grandes campos de trabajo: la investigación y realización de bibliografías, junto con la historia social de los negros cubanos.

A este intelectual orgánico de las causas populares lo mismo lo hemos visto dirigir una asamblea de sindicato (fue durante años su Secretario General en la Biblioteca Nacional) que allí mismo animar una buena rumba, ya no recuerdo en cual actividad festiva; bailar como ningún otro en una fiesta cederista frente a la panadería del barrio (en un domingo a la tarde) que subir al escenario de un teatro y bailar con una compañía caribeña, cosa esta última que hizo en uno de los más recientes eventos del Carifesta, en Santiago de Cuba. Es abarcador y profundo en las investigaciones del archivo, pero también en las maneras de expresar al mundo su alegría y su profunda savia popular.

Lo que Tomás no sabe es que esa impulsividad y alegría, a lo largo de los años, ha sido para mí una clave de lectura, un ejemplo vivo de goce y deseos de vida proveniente de lo más auténticamente popular que emana del corazón del país.

Lo que Tomás no sabe es que esa vida extraordinaria que ha vivido – desde su procedencia de familia humilde hasta el escritor, investigador reconocido y activista en las luchas antirracistas y contra la homofobia que es hoy- las vi siempre como un ejemplo vivo, casi único, de la complejidad y grandeza de la Revolución cubana y de los sectores que apoyan el sueño de construir en el país una sociedad inclusiva.

Es un luchador y se ha sobrepuesto a dificultades numerosas, de tipo personal o de esas otras que mejor se ponen a un lado porque provienen de almas pequeñas. Tomás, siempre con esa voluntad de superación y perseverancia -que él identifica, doblemente, con su animal favorito (el elefante)- y su modo de asumir y proyectar un espíritu guerrero, nos regala una lección. Así, con cada nuevo ejemplo de su capacidad resistente y espíritu de lucha, entendí que asistía al diálogo entre el origen y la posibilidad, entre la memoria del mundo pasado y lo diferente y nuevo que sólo es posible hacer en las batallas de cada día.

Felicidades de tus colegas y amigos, de mi familia (esposa e hijos). Ella, que fue tu compañera de trabajo, me ha pedido transmitirte que lamenta, de manera muy especial, no haber podido estar hoy aquí. Felicidades de mí mismo para ti que nos enseñas, con honestidad, fidelidad, generosidad, trabajo incansable y alegría el significado de varias de las palabras más bellas que existen para definir lo que somos los cubanos: pasión, entrega, vocación de servicio, entusiasmo, capacidad de soñar y cimarronaje.

Muchas gracias.

Victor Fowler

Experiencia Comunitaria Wenilere Cardenense

Wenilere Cardenense ofrece tambor de agua a los siete negros y mulatos fusilados en la Plaza Malcof el 1 de octubre de 1844 y a los abakua caídos el 27 de noviembre.

27 de noviembre de 2020: Representantes de organizaciones juveniles y políticas recuerdan el fusilamiento de los ocho estudiantes de Medicina en 1871, durante un acto en formato reducido ante el monumento que recuerda a dichos mártires en La Habana. Un grupo de activistas se congregan bajo el jagüey ubicado en la esquina de las calles Morro y Colón, La Habana Vieja, para recordar a los cinco jóvenes abakuás que intentaron impedir el asesinato de los estudiantes. La iniciativa incluye un homenaje al periodista, investigador, ensayista y experto en temas afrocubanos Serafín Tato Quiñones (1942-2020), quien dedicó los últimos años de su vida a rescatar del olvido la memoria de esos anónimos héroes afrodescendientes y que su hazaña sea reconocida por parte de la historiografía nacional. En Cárdenas, Matanzas, integrantes de la experiencia comunitaria Wemilere Cardenense, efectúa un Tambor de Agua y coloca una ofrenda floral en memoria de los cinco abakuás y de los negros y mulatos fusilados el 1ero de octubre de 1844 en la Plaza Malcof, acusados de participar en la conocida como Conspiración de La Escalera. “Gloria Eterna. Memoria es Identidad”, enfatiza un reporte a través de las redes del investigador Alberto Abreu Arcia

Tomado de IPS
https://m.facebook.com/story.php?story_fbid=4028925977136008&id=193678270660817

Experiencia Comunitaria Wenilere Cardenense

Experiencia Comuitaria Wenilere Cardenense

¿Qué somos?

Wanilere Cardenense es una experiencia comunitaria de articulación y transformación integral con énfasis en lo sociocultural.

¿Qué hacemos?

Trabajamos por la preservación y revalorización de las tradiciones afrocubanas. También visualizamos la enorme contribución de los hombres y mujeres negras a la fragua de la nación cubana y de nuestra identidad nacional tomando como punto de partida la historia de la localidad.

Promovemos estrategias de impulso a emprendimientos de desarrollo local, redes de empoderamiento familiar, capacitación comunitaria y el autofinanciamiento como punto de partida para el mejoramiento de la calidad de vida en la zona donde se enclava nuestra experiencia comunitaria y del desarrollo de nuestra localidad.

Estimulamos la creación de espacios para reflexión y el diálogo sobre aspectos relacionados con la equidad social, el respecto a la diferencia, la no discriminación por cuestiones de raza, género, territorio e identidades sexuales, y por la no violencia hacia mujeres y niñas.

Incentivamos el ejercicio de buenas prácticas relacionadas con el amor a la naturaleza y la cultura medio ambiental. Lo que tiene su punto de partida en la espiritualidad y ancestralidad de las religiones afrocubanas.

Órganos de representación: UNEAC/ CIERIC

¿Dónde estamos?

La manzana que comprende las calles:

Calvo entre Coronel Verdugo e Industria.

Industria entre Calvo y Ruíz.

Coronel Verdugo entre Calvo y Ruíz.

Ruíz entre Coronel Verdugo e Industria.

Coordinadores y Contactos:

Alberto Abreu: teléfono particular: 45528113

móvil: +53 55787093

e-mail: aubreuarcia

Ricardo Barbón: teléfono particular: 45513133

Cárdenas-Matanzas-Cuba

Una relectura de la Cuaresma desde nuestra negritud

Una relectura de la Cuaresma desde nuestra negritud.
Por Sarahi García Gómez

Hoy, comenzamos a transitar la Cuaresma. Para la tradición cristiana este es un tiempo para la penitencia y el arrepentimiento, un tiempo para el reconocimiento de nuestra vulnerabilidad y así siempre repetimos: "somos polvo y al polvo volveremos". Pero para nuestros cuerpos negros, que tanto saben de equilibrios y contrastes esta frase pudiera tener otras dimensiones.
Las cenizas evocan la huella de tantos otros cuerpos que no se conformaron con la injusticia y la opresión. Sus cenizas están en la tierra, bajo nuestros pies y en el aire metiéndose por nuestros poros, por nuestro aliento. Las cenizas son una invitación a no olvidar, a tener presente que somos vulnerables y también sagradas, que somos polvo y también memoria. Por su parte, las palabras penitencia y castigo, tienen para nuestros cuerpos negros una connotación fuerte y dolorosa. Siglos de castigo y penitencia fueron el día a día de nuestros ancestros, de nuestras ancestras. Hoy, la Cuaresma se revela para nuestros cuerpos negros como ese camino de liberación, por esos desiertos en los que se necesita vencer tentaciones: la tentación de negarnos a nosotras mismas, la tentación de la culpa y la disculpa constante, la tentación del olvido de nuestras raíces y las luchas que sustentan nuestra esencia… son muchas las tentaciones pero muchas las posibilidades de vencerlas a través de la complicidad, de la solidaridad, de reconocernos cuerpos, no perfectos, pero sí sagrados, cuerpos que están marcados por heridas profundas y también por resistencia y dinamismo para seguir el camino hacia esa Pascua prometida, soñada, que construimos día a día junto al fluir del Espíritu divino. Así transitamos nosotras, las personas negras, el camino de Cuaresma.

(Sarahí García Gómez, Cuaresma 2021).

Experiencia Comunitaria Wenilere Cardenense

About us

Wanilere Cardenense is a community experience of articulation and integral transformation with an emphasis on the sociocultural.

What we do

We work for the preservation and revaluation of Afro-Cuban traditions. We also visualize the enormous contribution of black men and women to the forge of the Cuban nation and to our national identity, taking the history of the town as a starting point.
We promote strategies to encourage local development ventures, family empowerment networks, community training and self-financing as a starting point for the improvement of the quality of life in the area where our community experience and the development of our community are located.
We stimulate the creation of spaces for reflection and dialogue on aspects related to social equity, respect for difference, non-discrimination based on race, gender, territory and sexual identities, and non-violence against women and girls.
We encourage the exercise of good practices related to love of nature and environmental culture. What has its starting point in the spirituality and ancestry of Afro-Cuban religions.

Representative Institutes
UNEAC / CIERIC

Where we are

The block that comprises the streets:
CALVO between CORONEL VERDUGO and INDUSTRIA.

INDUSTRIA between CALVO Y RUIZ.

CORONEL VERDUGO between CALVO and RUIZ.

RUIZ between CORONEL VERDUGO AND INDUSTRIA

Coordinators and contacts:

Ricardo Barbon
Phone: 45 513133

Alberto Abreu
Phones: +53 45 528113
+53 55787093

Ricardo Barbón
Phone: +53 4551313
Cárdenas city
Matanzas, Cuba

Carta abierta a Alfonso Noya Martínez Director del Instituto Cubano de Radio y Televisión (ICRT). Por Alberto Abreu Arcia

Carta abierta a Alfonso Noya Martínez Director del Instituto Cubano de Radio y Televisión (ICRT). Por Alberto Abreu Arcia

por afromodernidad

Carta abierta a Alfonso Noya Martínez

Director del Instituto Cubano de Radio y Televisión
(ICRT)

Por Alberto Abreu Arcia

Estimado Alfonso Noya Martínez:

Quien suscribe la presente es un intelectual, para
más seña negro y activista contra el racismo y la discriminación toda.

Me dirijo a Ud. en relación con la edición correspondiente al pasado martes, 29 de octubre del programa “Con dos que se quieran” que conduce Amaury Pérez y el cual tuvo como invitado a Miguel Cabrera, crítico, divulgador e historiador de Ballet Nacional de Cuba.

El alto contenido de racismo antinegro de los
juicios emitidos públicamente por Miguel Cabrera utilizando
como plataforma un espacio televisivo trasmitido en un horario estelar. La
arrogancia, y el ninguneo verbal de un discurso donde el hablante -posicionado
simbólicamente en el espacio de una “hegemonía o poder cultural presuntamente
blanco”-, relega al afrocubanos a un lugar subalterno o de supuesta
domesticación cultural, no sólo socavan el discurso antirracista que, desde su
llegada al poder, impulsó la Revolución Cubana, sino que además
crean
una zona de ruido en el empeño revolucionario de crear una sociedad de equidad
y justicia social imbuida por la máxima martiana de una nación con todos y para
el bien de todos.

A estos hechos, que sucintamente describo, se suma
lo
que la suspicaz lectura de algunos colegas consideran una afrenta mayor: utilizar
en la siguiente edición del programa “Con dos que se quieran” una entrevista grabada
antes de morir al trovador, negro y babalawo Alberto Tosca y que permanecía en
los archivos como muestra de una aparente actitud antirracista y para rehuir la
disculpa pública ante la indignación que desató, sobre todo en las redes
sociales, el programa realizado con Miguel Cabrera.

Cierto que el racismo antinegro es un estigma heredado
de nuestra condición colonial y que no es privativo de Cuba. También es
innegable los avances de la Revolución en materia de equidad y justicia racial;
sin embargo, ellos no han podido erradicar el racismo -no solo estructural- que
vive, se reproduce e impacta hoy más que nunca en el imaginario popular y otros
ámbitos de la vida cultural, económica y social cubana creando espacios de
desigualdad y exclusión dentro de los que la población afrodescendiente estamos
sobrerrepresentados. Por estas razones no se puede seguir minimizando y
silenciando esta problemática candente dentro
de la sociedad cubana contemporánea. Este vergonzoso incidente, no solo injuria
a la población afrocubana, sino que exige abrir el debate público sobre la
discriminación racial en Cuba hasta ahora solo circunscrito a las redes
sociales y el ámbito académico.

La conducta verbal asumida por Cabrera en el
mencionado programa, los énfasis lingüísticos y gestuales empleados para
discriminar al otro (como la
inapropiada carcajada lanzada por Amaury ante lo expresado por su entrevistado)
constituyen la muestra más fehaciente de lo que muchos estudiosos denominan el
discurso del odio.

Por tales razones, desde mi condición de ciudadano cubano y amparado por el artículo 42 de la Constitución vigente que proscribe la discriminación por el color de la piel y otros motivos: exijo una disculpa pública.

Le saluda, cordialmente,

Alberto Abreu Arcia

Carta de Raúl Soublett López y del proyecto Alianza Afro-Cubana al Director del ICRT exigiendo una disculpa p ública y cumplir con el artículo 42 de la constitución vigente.

La Habana, 30 de octubre de 2019

“Año 61 de la Revolución”

Sr. Alfonso Noya Martínez

Director del Instituto Cubano de Radio y Televisión (ICRT)

Respetable director:

Me dirijo a usted en nombre de la Alianza Afro-Cubana, un proyecto comunitario independiente y autónomo que trabaja a favor del respeto y reconocimiento de los derechos de las personas afrodescendientes y LGBTIQ frente a disímiles formas de discriminación. El objetivo es transmitirle nuestra preocupación por lo acontecido en la noche del martes 29 de octubre, en el espacio televisivo ¨Con 2 que se quieran¨ del Canal Cubavisión.

El programa conducido por Amaury Pérez Vidal, realizaba una entrevista al Historiador del Ballet Nacional de Cuba Miguel Cabrera. Durante esta entrevista salió a relucir la reconocida figura de la danza Andrés William, quien fuera bailarín del Ballet Nacional de Cuba desde 1970 y primer bailarín de esta destacada institución desde 1986. Este notorio bailarín cuenta en su haber con innumerables premios de la escena del ballet y actualmente dirige su grupo de danza en España. Sin embargo, lo que nos llama la atención de este programa televisivo es que Cabrera se refirió a Andrés William planteando: "Andrés William no es negro, Andrés William es azul". En su discurso continuó aludiendo a otros bailarines negros diciendo: “Hoy en día estamos teniendo lo que yo le llamo la mulatocracia”, provocando la risa a carcajadas del conductor. Con esas etiquetas racistas y excluyentes describió también al bailarín Jorge Esquivel como un "pordiosero" y a otra persona como un "pobre guajiro".

Señor director, queremos pensar que la voluntad del entrevistado estuvo alejada de agraviar a las personas negras. Consideramos que responden a prejuicios raciales y al racismo estructural enraizados en nuestra sociedad, señalados por Raúl Castro durante la sesión de clausura de la IX Legislatura de la Asamblea Nacional del Poder Popular en abril de 2018. Anteriormente, nuestro Primer Secretario del PCC había calificado como una vergüenza el insuficiente avance en esta materia después de 50 años de Revolución. Se ha referido a cambiar mentalidades y para ello la educación de las personas es esencial. Entendemos que la institución que usted dirige tiene una gran responsabilidad para cumplir este objetivo.

Exigimos por este medio que se cumpla el artículo 42 de la Constitución vigente que proscribe la discriminación por el color de la piel y otros tipos de discriminaciones. Para ello proponemos que se analicen estos comentarios discriminatorios y se ofrezca una disculpa pública mediante los medios de difusión masivos que tenga a su alcance.

Atentamente,

Raúl Soublett López, coordinador de la Alianza Afro-Cubana

Enviado desde Correo para Windows 10

De Enrique Colina sobre el programa “Con dos que se quieran basta” del pasado martes 29 de Octubre

De Enrique Colina llegado a mi correo:

"Me llamo Enrique Colina, soy cineasta y dirigí durante 32 años el programa “24 por segundo”… Motivado por la inquietud ética, política y cultural que despertaron las burlas y comentarios racistas hechos por Amaury Pérez y su invitado, Miguel Cabrera, historiador del Ballet Nacional de Cuba, en el más reciente programa de “Con dos que se quieran”, he decidido escribir estas líneas para incentivar y contribuir a un debate sobre el tema del racismo en Cuba, aún hoy postergado sesenta años después del triunfo revolucionario. Si bien la presencia física del negro en los medios ha comenzado a manifestarse, aunque tardíamente, como imagen complementaria del blanco en la cultura mestiza compartida, la verdadera, auténtica y desprejuiciada asimilación de nuestra identidad étnica nacional necesita de una discusión pública ciudadana para superar los rezagos del controvertido racismo que subyace implícito en nuestro inconsciente o que se manifiesta desvergonzadamente en actitudes y comentarios públicos despectivos.

El punto de partida de mi argumentación personal antirracista está en esta fotografía mía con los amiguitos del barrio El Vedado, en la calle 14 entre Línea y 11, del municipio Plaza. Fue tomada alrededor del año l950. Yo soy ese blanquito del Vedado, vestido de pelotero, hijo de empleados de la Compañía Cubana de Electricidad (Cuban Electric Company), pertenecientes a lo que se conocía como la aristocracia obrera, que tenía un nivel de vida similar al de una clase media baja. Vivía en un cómodo apartamento y estudiaba en un colegio bilingüe (St. George’s School). Los niños que me acompañan se reconocían por sus apodos: el Coreano, Mongo, Félix, Yo, Cesita y su hermana. Los “negritos” del barrio vivían en un cuartucho del solar de la calle 14 que tenía en su patio central un lavadero y un baño, compartidos por todos los vecinos, que ocupaban otros 10 cuchitriles similares. Mongo y el Coreano eran hermanos, hijos de una mujer negra ama de casa que se llamaba Nieves, madre también de otra hija. El marido y padre de familia era un albañil que a duras penas se ganaba la vida en la construcción. Mi relación infantil de estrecha amistad con ellos me sirvió para que se desarrollara en mi un sentimiento fraternal antirracista sensibilizándome en el reconocimiento de la pobreza y carencias en la que vivían. Por carácter transitivo esta experiencia contribuyó a que apoyara a la Revolución en su proyecto humanista para la reivindicación del sector históricamente más explotado y miserable de nuestro pueblo: el negro. Sin embargo, subyaciendo bajo la conducta racional y emotiva de esta convicción antirracista, una rémora inconsciente de los prejuicios raciales, alimentados desde la intolerancia esclavista hasta el presente, todavía sobrevive en nosotros a pesar y en contra de nuestra voluntad antidiscriminatoria. Y me refiero a esta discriminación en el doble sentido de su direccionalidad porque esta también existe, me refiero a los prejuicios raciales del negro hacia el blanco. Por eso creo indispensable que no solo aparezcan periodistas y comentaristas negros en el noticiero de la TV; o parejas birraciales mixtas en las telenovelas; o funcionarios y políticos negros como altos dirigentes del Partido y el Gobierno; se necesita abordar el tema públicamente para discutir esta imperiosa e incómoda inquietud que compromete nuestra integridad moral. ¿Por qué no se le dedica una Mesa Redonda si este espacio a menudo aborda temas redundantes en su afán propagandístico oficialista? ¿Por qué no promover a través del sindicato, los CDR y la FMC alguna reunión para escuchar la opinión de blancos, negros y mulatos sobre la incidencia social, económica y cultural de estos prejuicios soterrados? Espero que estas líneas se interpreten en todo el sentido positivo que han animado su redacción."

La imagen puede contener: 6 personas, personas sonriendo, personas de pie y exterior

Tomado de : https://www.facebook.com/photo.php?fbid=10219346496230077&set=a.10202641051604402&type=3&eid=ARBuUINeoI815uj0m9UmaM7n1R43WYsf6GO3C6hRICFLB5Wfi9RjM_3F_WMXtWH_Vm5lBksw1cQjdhws

Negracubanateniaqueser.com

Enviado desde Correo para Windows 10

Heriberto Feraudy Acerca de “CON 2 QUE SE QUIERAN…”

HERIBERTO FERAUDY ACERCA DE “CON 2 QUE SE QUIERAN…”

Queridos.

He tratado de mantener mi línea de actuar en lugar de lo que siempre he llamado la cultura del lepe lepe, pero lo que vi anoche en la TV colmó mi paciencia. No podía creer lo que veía, me sentí impotente. Deseaba mantener la calma y controlar las emociones. ¿Pero qué pensaría Tosca? ¿Cómo es posible que se cogiera su imagen para tratar de limpiar otras? ¿Cómo es posible semejante muestra de racismo, y no puedo llamarlo de otra forma? ¿A quién llamar a esa hora? ¿Qué hacer? ¿Cómo es posible tamaña ignominia? Sacar un programa de televisión editado hace tiempo, y que ni siquiera se dio a conocer recién fallecido el artista, sacarlo ahora como negro y babalawo y como muestra de una aparente actitud antirracista. Sinceramente pienso que este programa ha sido peor que el anterior y una brutal humillación a la inteligencia humana, por no decir de los no blancos. No lo esperaba de alguien comprometido con la causa revolucionaria. Soy testigo de toda la voluntad política y del esfuerzo que se ha hecho y se hace por enfrentar y erradicar todo lo nefasto del racismo y la discriminación por el color de la piel que aún queda en nuestra sociedad. Así no se contribuye, ¿pero es que no se pensó ni por un momento cuál sería la reacción del público que se respete? ¿A dónde vamos a parar?

Esto no es más que una muestra de todo que cuanto aún nos queda por luchar.

Un abrazo.

Heriberto Feraudy Espino.

Tomado del blog: http://negracubanateniaqueser.com/

Enviado desde Correo para Windows 10

De Zuleica Romay sobre “Con 2 que se quieran”

Zuleica Romay sobre "Con 2 que se quieran"

Hola, queridas amigas y amigos.

Mis limitaciones para el acceso a Internet me han impedido aprovecharme de la información sobre el enlace que tan amablemente Sandra nos envía y me he tenido que conformar con seguir el debate acerca de un material que todavía no he visto.

Pero si vi el programa “Teleavances” el pasado sábado y me quedé congelada con el anuncio de que la próxima edición de Con dos que se quieran, será dedicada a Alberto Tosca, excelente músico y gran cubano que nos abandonó hace varios meses ya.

Me ha inquietado mucho que ese programa, grabado hace algún tiempo, no se utilizó para rendirle a Alberto el homenaje que merecía. Sale a la palestra precisamente ahora. Si la idea forma parte de una intención más amplia, que es la presentación de una disculpa pública a los cubanos de todos los colores que hemos sido ofendidos, puedo comprenderlo. Pero me aterra pensar que la presencia de Alberto en ese espacio sea la coartada "antirracista" de personas que se han equivocado y no tienen la humildad de pedir disculpas. Y de otras -muy ocupadas, pero poco sensibles- que permitieron que tal cosa sucediera.

Como cubana que ha crecido arropada por la ética martiana, sigo teniendo fe en el mejoramiento humano y la utilidad de la virtud. Pero, lamentablemente, la problemática racial cubana ha sido minimizada o simplificada por muchos compañeros responsables, más compulsados por el temor que por una raigal preocupación cívica. Quizás en esta ocasión yo esté predispuesta, pero no he olvidado anteriores experiencias en que se nos ha intentado "tranquilizar" con golpes de efecto.

Les abraza,

Zuleica

Tomado del blog negracubanateniaqueser Sandra AbdAllah-Alvarez Ramírez

Enviado desde Correo para Windows 10