Archive for 31 mayo 2015

Afromodernidades

La revista Afrobarriando: experiencias comunitarias presente en el Coloquio La nación que estamos imaginando (nuevas geografías de la racialidad negra).

Por Alberto Abreu Arcia

El primer número de la revista Afrobarriando: experiencias comunitarias (1/2014)fue obsequiada a los participantes Coloquio La nación que estamos imaginando (nuevas geografías de la racialidad negra) por Maritza López, una de las coordinadoras de la Red Barrial Afrodescendiente, durante su intervención en una de las secciones del evento. La recién nacida publicación está auspiciada por el Grupo de Reflexión y Solidaridad Oscar Arnulfo Romero y tiene como editores a Daisy Rubiera y Luis Carlos Marrero.

La entrega incluye textos de Lázaro Gregorio Jarrosay Bosque, María Josefa Villalón, Rolando Zulueta Zulueta, Oilda Hevia y Maritza Castillo, y aborda diferentes tópicos de la historia intelectual, social y económica de los negro/as en la nación cubana. Por ejemplo: la presencia de las mujeres negras y mulatas en la economía cubana de los siglo XVI y XVII, la figura de Gustavo Urrutia, la discriminación racial, la experiencia comunitaria de los afrodescendientes, etc.

Se trata, sin lugar a dudas, de la primera publicación de tipo de que tengamos noticias en las últimas seis décadas. Recorriendo sus páginas he recordado la larga tradición del periodismo y las publicaciones periódicas de negros y mulatos que arranca en el siglo XIX. Cierto que Afrobarriando, como toda joven publicación, tiene mucho que andar y perfeccionar; pero eso es sólo cuestión de tiempo. Por ahora, saludemos su llegada al mundo y augurémosle una larga vida.

Afromodernidades

Concluyó en Cárdenas el Coloquio La nación que estamos imaginando (nuevas geografías de la racialidad negra).

Por Alberto Abreu Arcia

Cuando el lector lea estas notas ya se habrán apagado las luces del Coloquio La nación que estamos imaginando (nuevas geografías de la racialidad negra), que durante los días 28 y 29 de mayo seccionó en la ciudad de Cárdenas auspiciado por el Centro Cristiano de Reflexión y Diálogo. El cual reunió a más de cuarenta personas entre los que se encontraban investigadores, profesores de la Universidad de Matanzas, escritores, santeros, periodistas independientes, líderes y liderazas provenientes de comunidades como el barrio de la Marina y organizaciones como la Cofradía de la Negritud, las Red barrial, la Alianza por la Unidad Racial y ARAAC.

El coloquio, desde su convocatoria, se planteó tres objetivos principales: 1)Diseñar, coordinar e implementar un espacio de reflexión sobre las múltiples interseccionalidades y escenarios desde los cuales este espectro de individuos, grupos, comunidades imagina el futuro racial de la nación cubana; 2) Proponer una metodología de trabajo a partir de la diversidad y consenso, construyendo una unidad estratégica entre comunidades y sectores sociales históricamente marginalizados y organizaciones de la sociedad civil; 3) sentar las bases para la futura construcción de una agenda de consensos y alianzas estratégicas tan imprescindible para la comprensión de la lucha contra el racismo y todo tipo de discriminación.

Tras las emotivas palabras de bienvenida a los participantes y de saludación al evento pronunciadas por Rita María García, directora de la institución, y la lectura del poema dramático “Francisca Djeli” de Julio Mitjans, se inició una jornada intelectual agotadora no sólo de lectura y discusiones de ponencias, sino también de trabajo en equipos y dinámicas grupales que permitieron esclarecer no sólo qué tipo de articulación, concesos y alianzas estamos demandando, sino también cómo y sobre qué prepuestos construirla.

En la última sección los participantes diseñaron una agenda, con las acciones en el área organizativa y de las políticas públicas, que ARAAC llevará a cabo durante el Decenio de los Afrodescendientes entre las que figuran la elaboración de un (ante) proyecto de ley contra la discriminación racial, y la celebración dos conferencias (una nacional y otra internacional) que se prevé celebrar en la ciudad de Cárdenas en la sede de esta misma institución que sirvió de plataforma al Coloquio.

Quizás uno de los logros principales de esta cita estuvo en el hecho de desplazar el escenario de estos debates _hasta el momento concentrado en los circuitos académicos habaneros_, a otras localidades del país, en este caso la ciudad de Cárdenas, en la provincia de Matanzas. Desde luego, que las secciones de trabajos resultaron insuficientes. Por lo que, entre los tópicos pendientes, estuvo el de la discusión de la problemática racial a la luz de la fe cristiana el cual sigue siendo un tema que debemos trabajar, como bien señaló el teólogo Luis Carlos Marrero en una comunicación dirigida a los organizadores del coloquio. Hacia este aspecto, estuvo dirigida la propuesta que hizo Gisela Arandia de sumar a las iglesias cubanas a la lucha contra la discriminación racial.

Afromodernidades

La nación que estamos imaginando (nuevas geografías de la racialidad negra).

Mesa 2: Ciudadanía y raza.

Gisela Morales Arandia (moderadora): La sociedad cubana actual se debate entre la aceptación y la negación del racismo, conflicto que tiene sus raíces en la Cuba colonial y que se extendió a la sociedad republicana. La Revolución de 1959 constituyó, sin lugar a dudas, un paso muy importante para visibilizar a la población negra cubana y para un avance en materia de equidad racial.

Sin embargo, como parte de la búsqueda para construir una sociedad más justa; no se implementaron políticas o estrategias específicas de largo alcance con relación a este grupo poblacional como con los campesinos y las mujeres.

El debate en estos momentos tiene una vez más la fuerza de la idea de que no bastan iguales oportunidades para aquello/as que partieron de raíces sociales de identidades diferentes.

En este sentido Cuba tiene hoy el reto de crear nuevos espacios, activismos y estrategias para el desarrollo de una ciudadanía activa en materia de equidad racial.

¿En qué medida cubano/as de hoy estamos construyendo espacios de participación ciudadana?

¿Cómo entender esa participación? ¿Conocemos nuestros derechos y deberes? ¿Cuál es el peso hoy de las acciones ciudadanas? Son interrogantes que se examinaran desde la perspectiva de esta mesa que le presentamos a continuación.

Cuatro hermanas: Norma Guillard, Dobona Olukonne, Denyni Terry y Magia López tienen el valor de ser pionera (desde varias generaciones) en la apertura de espacios y caminos para avanzar en materia de ciudadanía y equidad racial en Cuba.

Resumen:

El panel ha tenido el valor de construir y deconstruir desde tres ejes fundamentales este tema de suma importancia para el futuro de Cuba.

1.- Defensa las identidades históricamente excluidas (gay, lésbica, queer) negras.

2.- Reclamos y aprendizaje de los derechos ciudadanos de cubanos y cubanas desde la experiencia de la Alianza Unidad Racial.

3.- Exposición e importancia del movimiento cubano del hip hop como elemento de movilización ciudadana contra el racismo y la discriminación racial en la sociedad cubana.

Afromodernidades

Llueve sobre mojado: Prosiguen los acosos y redadas policiales contra los homosexuales en Cárdenas y Matanzas.

Por Alberto Abreu Arcia

Hoy 23 de mayo de 2015, cerca de las once de la noche, la Policía realizó otra redada, donde detuvo a todos los travestis y homosexuales que se encontraban en los alrededores del Rápido situado en Ruíz entre Calzada y Coronel Verdugo en la ciudad de Cárdenas. La misma zona donde hace apenas un año y medio (el 3 de octubre) un grupo de cocheros intentaron coaccionar y agredir físicamente a varios gays para que se fueran del lugar.

Según me contó un trasveti, a su regreso de la estación de la P.N. R, a los detenidos se les impuso multas de treinta pesos y una profilaxis en medio chistes y burlas de los policías sobre su condición homosexual. Él se negó a firmarla y el policía le dijo que no importaba, que él mismo la firmaba en su nombre y así lo hizo arrebatándoles el comprobante de la multa de entre las manos. Tras conocer estos acontecimientos Nidia Mora, madre del ensayista Rufo Caballero, indignada llamó a la P.N.R. de Cárdenas donde el oficial blico que le salió al teléfono negó lo sucedido. Posteriormente, y para dejar constancia sobre la veracidad del hecho que estoy denunciando, me personé en dicha estación de policía. Los argumentos que me ofreció el Mayor, con quien conversé, no difieren de los que siempre usan los oficiales del orden público como pretexto para detener a homosexuales y travesti, y que relevan la puesta en práctica de un cumplimiento “del deber” que se ve empañado por su radical sentimiento homofóbico. A su vez, le expuse mis argumentos y tilde su conducta de homofóbica. Como partíamos de posiciones y percepciones totalmente diferentes, que hacían inútil el diálogo, tercié la conversación lo más “cordialmente” que pude, haciéndole saber que el hecho sería denunciado tanto por mí como por las víctimas de semejante prácticas.

Como suele ocurrir con frecuencias, estos actos tienen su impacto en el espacio público y en la conducta del resto de los ciudadanos. Horas después de lo sucedido pasaron varios personas en un coche burlándose y gritando todo tipo de ofensas contra los pocos homosexuales que retornaron al lugar. No descarto que mañana o transcurridos unos días, después de mi actuación, lo hagan en un contra mí. No me preocupa. A todo lo hasta aquí expuesto hay que sumar otro hecho verdaderamente sintomático, varios muchachos se han dedicado a emboscar con piedras a los gays y travesti que se reúnen en otra sitio de la ciudad. Yo he sido testigo de tales actos.

Realmente, ¿quiénes asesinaron a La Eterna?

Quisiera conectar este suceso con otros dos. El primero es la denuncia que hace meses hicieron un grupo de gays ante el CENESEX por las detenciones arbitrarias que varios agentes del orden público insistentemente realizan contra ellos tanto en el Víaducto de Matanzas como en Varadero, y perfectamente documentada en mí en este blog y replicada por otros sitios digitales entre los que se encuentran Negracubanateniaqueser, el Proyecto Arcoíris y ILGALAC http://ilga-lac.org/cuando-ser-homosexual-equivale-una-ciudadania-pisoteada/ Y sobre lo cual el CENESEX todavía no ha dado respuesta, a pesar de las insistentes llamadas de los interesados y mías a los abogados de esta institución. El otro, es el caso del homosexual asesinado recientemente a pedradas en un parque de la ciudad de Pinar del Río y que tanto ha conmocionado a la comunidad intelectual cubana, a gays y activistas contra la homofobia dentro y fuera de Cuba. Así se lo hice saber al Mayor cuando le dije que se trataba de un momento muy sensible por la repercusión de este horroroso hecho en las redes sociales y de otras arbitrariedades de la policía en la provincia de Matanzas contra los homosexuales denunciadas anteriormente.

En “Esto no es un crimen” – el texto que a raíz de este espeluznante y bochornoso asesinato escribió el novelista Jorge Ángel Pérez- en varias ocasiones se describe a la policía como el principal enclave productor y reproductor de la homofobia y el racismo en Cuba. Quizás la asociación de la policía con este crimen de odio que provocó la muerte a pedradas en un parque de Pinar del Río de La Eterna, a muchos les pudo parecer un tanto arbitraria. En cambio, para mí, apasionado a las miradas transversales de estas patologías sociales, resultó altamente esclarecedor, cuando este grupo de personas pasó en un coche gritando palabrotas ofensivas y burlas contra los dos o homosexuales que decidieron retornar al lugar después de la redada policial presenciada por muchos cardenenses en este lugar tan céntrico de la ciudad y precisamente un sábado en la noche.

No seamos incautos, estas actuaciones de la policía no se explican sólo en virtud de estructuras mentales y de prejuicios antigay susceptibles a ser transformadas mediante un trabajo educativo de conjunto. Ellas están alojadas en ciertas instancias del poder y son expresiones de éste. Por eso, el policía, que en el ejercicio de sus funciones, actúan de esta manera se sienten seguro e intocable y llevan en sí toda la prepotencia y soberbia que el poder es capaz de exhibir: “No atiendo a tus quejas ni a tus reclamaciones porque soy inmune a ellas y tú eres un maricón, una basura, una escoria yo estoy llamado a extinguir”. Sólo a partir de ésta arrogancia y violación de nuestros más elementales derechos ciudadanos es posible entender el silencio de los abogados del CENESEX ante la queja que presentaron, hace ya meses, varios gays víctimas de estos acosos policiales en la provincia de Matanzas.

Y como aquello de que al que no quiere caldo se le dan tres tazas, cuando me disponía a escribir este texto, sonó el teléfono. Era Y., (tan sólo daré estos datos por discreción) un gay compañero de estudios de mi sobrina en la Vocacional de Matanzas. Estaba detenido en la P.N.R. de Santa Martha porque lo habían encontrado con su pareja en un hotel en ruinas cerca de la playa. En el lugar había varias parejas heterosexuales y las dejaron ir. Sólo a ellos los detuvieron, y lo condujeron esposados a la estación de la P.N.R. Al poco tiempo lo soltaron, después que la madre de su joven pareja filmó un documento de advertencia y la condición de que se presentaría el lunes con su hijo y Y. a una entrevista con la compañera que atiende Menores. No quisiera especular sobre lo que pudiera derivar de esta cita con la especialista de Menores, ni quisiera ser ave de mal agüero, pero a partir de los casos que conozco ya denunciados en este blog estoy muy lejos de ser optimista.

Me pregunto: ¿por qué el silencio tan prolongado del CENESEX ahora que se trata de la Policía, si cuando los cocheros homofóbicos respondió prontamente? ¿En qué difieren estas prácticas de otras similares ocurridas durante los años sesenta y setenta denunciadas en el filme Conducta Impropia de Néstor Almendros y Orlando Jiménez Leal y numerosos intelectuales y artistas homosexuales que vivieron durante este período? ¿Qué razones sociológicas y políticas -manifiestas o veladas- explican este recrudecimiento de la homofobia actualmente en Matanzas y otras provincias del país? ¿Cuántas víctimas como Yosvani, La Eterna, habremos de cobrar para que estos hechos no sigan sucediendo y finalmente se respete nuestra condición ciudadana? Más allá del oropel de las marchas, los matrimonios gays simbólicos y los discursos triunfalistas, de la exigencia de nuestros derechos legales en el Parlamento, de la representación del tema lesbigay en la pantalla, de las campañas en los medios de difusión sobre el respeto a la diversidad sexual estas preguntan apuntan a un agujero negro, a otra realidad, problemáticas y batallas igualmente emancipadoras que urgentemente debemos encarar. Independientemente de las respuestas que demos a estas interrogantes, ellas están señalando una falla o doblez en la política que hemos venido desplegando hasta el momento. Porque no es en el glamour de El Pabellón Cuba, ni los 17 de Mayo, el lugar donde actualmente se nos humilla, maltrata y se nos priva de nuestros elementales derechos ciudadanos por ser homosexuales.

Finalmente, Y. ha regresado y le hemos propuesto que duerma en mi casa. Tiene sólo 17 años y se ve visiblemente nervioso y angustiado. “Prepárate, le digo, porque es una lucha larga con avances y retrocesos”. Pero él no está para estas trovas militantes. Le preocupa cosas más inmediatas. Mañana deberá enfrentarse a su entorno familiar, tremendamente homofóbico. Contar a su madre lo sucedido, e ir con ella a la P.N.R. de Santa Martha. Por su parte, mi hermana ha dicho que está desvelada, que no va a dormir esta noche. Treinta años atrás, cuando teníamos la edad de Y., un amigo de nosotros fue sorprendido por la policía en pleno acto sexual, en las afueras de la ciudad, con otra persona de su mismo sexo y pasó nueve meses en una prisión. Estando allí el policía que lo detuvo y llevó a juicio creo que murió de un infarto. Cuando salió “por buena conducta” ya no era el mismo. Es decir, le jodieron y nos siguen jodiendo la vida, así de a porque sí, de porque me da la gana. Así fuimos construyendo una parte del éxodo y los enemigos de la Revolución. “Me voy a tener que ir del país. Yo me siento cómodo con mi trabajo, allí todo el mundo me quiere. Mi familia me acepta, tengo independencia y libertad para llevar a mi casa a la persona que quiera. Pero el sólo hecho de que no puedo salir a la calle, por temor a que la policía puede pedirme el carnet de identidad y aplicarme la ley de peligrosidad no me deja vivir. No salgo a ninguna parte, y el CENESEX sigue sin dar respuesta a la denuncia que hicimos, parece que no va hacer nada”. Me comentó, anoche, Alberto González. Afortunadamente, gracias a esas casualidades de la vida, no se encontraba a la hora de la redada policial que estoy denunciando.

Es el gran desamparo ciudadano, la impotencia y la rabia que me come por dentro, que me ha mantenido toda la madrugada fumando y escribiendo este texto. Porque sé, que en el fondo, a sólo a unos cuantos le dolerán estas líneas; el resto, como me decía Maykel GVivero, ufanos de su cercanía con el Poder, continuará mirando a otro lado. Mientras los policías, quizás a esta hora, estén haciendo chistes sobre los maricones que detuvieron y multaron pero, sobre todo, del maricón escritor, tan ingenuo, que vino en su defensa.

Por estas razones, insto al CENESEX a que de una vez y por todas investigue y se pronuncie contra estos hechos. Para empezar, creo que una llamada telefónica al Partido Provincial en Matanzas o a su P.N.R., no cuesta nada ni roba mucho tiempo. Sólo para empezar, porque como dije unas líneas arriba no es justo, ni se puede permitir que alguien, escondido detrás de un uniforme te joda la vida: así: de a porque sí. Porque le da la gana.

Afromodernidades

Coloquio: “La nación que estamos imaginando (nuevas geografías de la racialidad negra)”.

Los actores sociales enfrascados en la lucha contra el la discriminación racial en Cuba no son un bloque uniforme, por el contrario: configuran un mapa heterogéneo y complejo. Ellos no sólo hablan desde experiencias generacionales, credos religiosos y políticos, identidad genérico-sexual y soportes enunciativos diversos, sino que también provienen de las más disímiles áreas de la sociedad, la cultura y el saber. Desde esta polifonía articulan el relato de sus memorias, así como sus interrogantes, inquietudes y propuestas sobre el lugar y el futuro del cuerpo racializado de negro/as en la nación cubana.

A partir del reconocimiento de esta geografía desterritorializada, poblada por múltiples prácticas intelectuales y simbólicas, el Centro Cristiano de Reflexión y Diálogo-Cuba, en Cárdenas -fiel a su compromiso con la emergente sociedad civil cubana, la ciudadanía, la justicia social, la esperanza, su responsabilidad con los débiles y la no violencia- acoge con beneplácito la invitación para servir de plataforma al primer Coloquio La nación que estamos imaginando (nuevas geografías de la racialidad negra) a desarrollarse los días 28 y 29 de mayo del 2015.

Lejos de todo tipo de catarsis, y desde una voluntad ecuménica, que se opone a todo intento de secuestro o manipulación del debate sobre la problemática racial cubana, La nación que estamos imaginando… tiene como propósito reflexionar sobre las múltiples interseccionalidades y escenarios desde los cuales este espectro de voces imagina el futuro racial de la nación cubana; así como construir una plataforma de consensos y alianzas estratégicas tan imprescindible para la comprensión de la lucha contra el racismo y todo tipo de discriminación.

Mesa 1 Raza, proyecto nacional y el activismo que nos falta. Moderadora Gisela Arandia

Víctor Fowler: Los estudios sobre la racialidad negra como otra plataforma conceptual y espacio para la producción de conocimientos.

Tomas Fernández Robaina: “¿Avanzamos o retrocedemos en la lucha contra el racismo hoy en Cuba?”

Roberto Zurbano: “Racismo vs socialismo un conflicto fuera de lugar”.

Gerardo Fulleda: El movimiento cultural e intelectual afrocubano en la década del sesenta.

Mesa 2 Ciudadanía y raza: Moderadora: Graciela Chailloux Laffita

Ser negr@ lesbiana, gay y queer. Norma Guillard.

Dennys Terry: Los derechos ciudadanos de negros a la luz de la legalidad existente.

Magia López: “Ciudadanía cultural. El hip Hop cubano”, con la proyección de “Túmbelo” video de José Miguel Gómez.

El debate racial en la blosfera: ciudadanía y esfera pública. (Rosa Elena Encinas Hurtado)

Mesa 3 De la religiosidad afrocubana a los imaginarios y sujetos postnacionales. Moderadora: Magia López.

Aníbal Arguelles: Significación de la religiosidad afrocubana en Cuba.

Pensamiento y discurso afrofeminista cubano: “Pelos”. Deisy Rubiera

Alberto Abreu: Nuevos imaginarios de la cultura popular negra y sus desafíos a la crítica y al orden simbólico dominante.

Mesa 4: Proyectos comunitarios y acciones de empoderamiento de afrodescendientes. Moderador: Alberto Abreu
Intervienen: Los proyectos comunitarios de afrodescendientes: Pichón, La Red Barrial y La cofradía de la negritud.

Mesa 5 Propuestas para diseñaruna agenda de alianzas para la lucha contra el racismo. Moderador Roberto Zurbano.

Afromodernidades

¿Esto no es un crimen?

Por Jorge Ángel Pérez

Un amigo que vive en Nueva York me hizo conocer la noticia hace unos días. En Pinar del Río habían matado a pedradas a La Eterna. Veinticuatro años tenía el muchacho que apedrearon en un parque. Según la noticia, entre los detenidos estaba un niño de trece años y un joven de diecisiete. Uno de ellos, el mayor, terminó confesando que fue él quien lanzó esa piedra que le destrozó el bazo y que provocó la muerte a Yosvani. Quien redactó la noticia llegada desde el norte por vía electrónica, asegura que el apelativo de Eterna tenía que ver con las muchas veces que salió ileso Yosvani de las enfermedades oportunista que lo acosaron desde que contrajo el SIDA. No fueron esas enfermedades oportunistas ni tampoco el SIDA quienes acabaron con el hijo de Berta. A Yosvani lo mató el odio, la intolerancia; a Yosvani lo mató una pedrada que le destrozó el bazo, pero también el silencio.

Muy pronto terminará mayo y hasta ahora nadie hizo saber la noticia. Yo que no estoy suscrito a ningún periódico me puse a indagar esperando una sorpresa, creyendo que finalmente alguien daría la noticia a los cubanos, pero nada. Ya estaba muerta la Eterna cuando dedicaron una mesa redonda a las jornadas contra la homofobia que se celebran en la isla. Este año comparecieron tres cubanos, un uruguayo y una argentina, quienes respondieron a las preguntas de la moderadora. Nadie preguntó por los sucesos de Pinar del Rio, nadie se refirió a ellos. A ninguno se le ocurrió mencionar la interrumpida eternidad de Yosvani. No hubo espacio que hablara del dolor de la madre y de los amigos. No hubo un periódico, estación de radio ni espacio televisivo que aludiera al muerto. Por esos días nuestros medios estaban muy ocupados con las también dolorosas muertes de afro norteamericanos a manos de policías racistas. De esos vimos muchísimas imágenes, lo mismo de los policías que golpeaban que de las sufridas madres y otros familiares. Debe ser por eso que me pregunto ahora si las muertes que nos llegan en noticias que vienen desde el norte duelen más que la del joven pinareño. También quisiera saber qué habría pasado si el homosexual muerto lo pusiera Bogotá, Roma o Pittsburg. Resulta muy curioso que en Cuba se hable tan bajito de hechos de violencias contra los homosexuales. Es curioso que en esos susurros casi siempre denoten las zonas que visitan los gays para cumplir con sus esencias, para responder con las necesidades de sus cuerpos. Y yo me pregunto cada vez por el lugar a dónde debe ir el gay para buscar al macho que le falta sin que se encuentre con su asesino. Quizá si la figura del gay fuera mejor reconocida en Cuba, el censo de población y viviendas nos hubiera advertido de la cantidad de homosexuales que tienen casa y cuántos pueden tenderse junto a su amante en una cama tranquila donde gozar de los placeres que trae el sexo, pero ni siquiera de eso se habla, sin embargo mandan al policía a hurgar en esas zonas que los gays visitan, se dice que a cuidarnos, pero lo que hace realmente es multar a quienes hacen esas “cochinadas” en un espacio público, que casi siempre es el más tupido matorral. Son esos mismos policías los que voltean la cara cuando en el mismo lugar una pareja heterosexual se desnuda para gozar entre ellos, porque ellos no hacen demostraciones indebidas. Ellos solo se divierten, como Dios manda. Debe ser por eso que cada vez aparecen con más frecuencia los delincuentes que se hacen pasar por policías y que amenazan a los atrevidos y bucólicos maricones, para exigir, mostrando las esposas, el pago de algunos billeticos. Habría que hacer más evidente lo que esos delincuentes no acaban de entender, como tampoco la policía y las autoridades; si los homosexuales tuvieran billeticos se desnudarían con más gusto en el cuarto de un hotel.

El caso de Yosvani la eterna no es un asunto aislado, son muchos los homosexuales que terminan muertos sin que nos enteremos, y lo peor es que casi nunca se encuentra al asesino. Nuestra prensa, nuestros medios en general, son pacatos, ocultadores, manipuladores. Nuestra prensa algunas veces hace alusión a la violencia contra la mujer, pero casi nunca al racismo y a la homofobia.

Yo tuve un amigo con una gracia y un talento enorme, con muchas ganas de vivir, se llamaba Alberto Yañez, pero todo el mundo le decía Albertico. Yo que lo recuerdo muchísimo, nunca supe el nombre de su asesino. ¿Lo sabrá alguien? Quien le quitó la vida a Albertico sigue en la calle, quien sabe si buscando, en los tristes lugares de ligue al que van los “maricones”, una nueva víctima, y quien podría dudar que hasta ande vestido de policía. A esa lista en la que está mi amigo muerto se incorpora ahora La Eterna, que era la más grande alegría de su madre, y muy poco sabemos de su muerte. Ningún periódico cubano dijo nada. Yo me enteré por una nota que me mandaron desde Nueva York.

Siempre he creído que si se hacen más visibles esas muertes, los asesinos tendrán más cuidado. Desde tiempos muy remotos existen los castigos. Los escarmientos siempre sirvieron para algo, y los asesinos de gays necesitan unos cuantos, los mismos que precisan los que los golpean o los injurian, incluso si el insultante es policía. El silencio puede convertirse en Premio. El silencio puede ser un Homenaje. Creo que la mesa redonda habría sido un buen espacio para hablar del asunto con más luces, con toda la verdad. La ocasión era perfecta. Era mayo, todavía lo es. De mucho serviría que la televisión se ocupara de la homofobia. Imaginen que pasaría si dedican un Cuba dice al tema. Me gustaría ver a un locutor hablando de la homosexualidad en Cuba, y de las fobias que despierta. Supongo que alguien dirá que estoy delirando, y también que sueño con una prensa sensacionalista, rosa, amarillita, pero no se trata de sensacionalismo, que de lo insólito y también del triunfalismo ya sabemos bastante en este país. De lo insólito y sensacionalista me viene ahora mismo una noticia que causó sensaciones muy tremendas. Fue hace algunos años y en la televisión cubana. El programa era 9550 y la moderadora era la misma que tuvo la mesa redonda ese día que le dedicaron a la homofobia. Fue Arleen Rodríguez quien nos mostró al perro que supuestamente hablaba. No recuerdo el nombre de aquel perro que emitía unos sonidos que en nada se acercaba al lenguaje humano, pero quisieron hacernos creer que hablaba. Todos sabíamos que aquello era imposible, pero no dijimos nada, como ahora.

Jorge Ángel Pérez

Afromodernidades

Muere un transexual apedreado en la ciudad de Pinar del Río

JUAN CARLOS FERNÁNDEZ, Pinar del Rio | Mayo 09, 2015

14yMedio

Un suceso ha estremecido la ciudad de Pinar del Río y puesto en el centro del debate el tema de la intolerancia y la homofobia. En la madrugada del 26 de abril Yosvani Muñoz Robaina, transexual de 24 años de edad y conocido como La Eterna, murió a consecuencia de una andanada de piedras que le lanzó un grupo de adolescentes, mientras la víctima se encontraba en el parque Roberto Amarán.

El suceso ha provocado la indignación de la comunidad LGBT pinareña y levantado un sinnúmero de rumores, dado el silencio de las autoridades, sobre el carácter del crimen homofóbico o crimen pasional del asesinato. Para aclarar los sucesos, 14ymedio ha visitado a la madre de Muñoz Robaina, quien se encontraba en un estado de tristeza profunda, pero aún así quiso dar su testimonio para este diario.

Berta Robaina es una mujer recia de más de cincuenta años, curtida por el trabajo y que no deja de preguntarse por qué tuvo qué pasarle algo así a su hijo. Vivían juntos en una modesta casa de bajo costo, frente a la Fábrica de Piezas de Repuesto en las cercanías del Reparto Cuba Libre, conocido también como El Rancho. Yosvani era “la alegría de la casa”, según cuenta su madre con las profundas huellas del dolor en el rostro.

El suceso ha provocado la indignación de la comunidad LGBT pinareña. Al preguntarle sobre quiénes fueron los perpetradores del ataque que le costó la vida a su hijo, la mujer aguanta las lágrimas y asegura que “eran un grupo de muchachitos que no tenían algo mejor que hacer que agredir a personas que nunca se metían con nadie”. Lo absurdo de la situación ha dejado a la señora con una mezcla de sufrimiento por la pérdida y confusión ante la realidad de que un hecho así haya llegado a ocurrir.

Sobre el tema de los muchos rumores que corren por la ciudad sobre la verdadera causa de la muerte, Berta aclara que “Yosvani tenía muchas pedradas en el cuerpo, incluso en la cabeza, fue llevado sin conocimiento para el policlínico Pedro Borras, cerca de las dos de la madrugada del 26 de abril”. Allí moriría una hora después como consecuencia de las heridas recibidas. "la pedrada que le causó la muerte no fue la de la cabeza, como se creía, sino una que le impactó en el bazo y literalmente se lo reventó"

“Cuando terminaron la autopsia,” cuenta la madre, “sobre las seis de la mañana, me informaron que la pedrada que le causó la muerte no fue la de la cabeza, como se creía, sino una que le impactó en el bazo y literalmente se lo reventó, produciéndole una hemorragia interna. Se quedó sin sangre”, c o 015

explica la señora casi en un suspiro. “Esto fue lo que me dijo la policía” precisa y refiere que “lo enterramos el día 27”.

La policía también informó a la madre que “habían tres adolescentes presos y de ellos, dos eran los mayores sospechosos, uno tiene 13 años y el otro 17, este último es el que me han dicho que confesó haberle dado la pedrada fatal”. Aunque aclara que “no sé si esto es así o no, pero es lo que me han dicho en el DTI del km 4 de la carretera a San Juan, que es donde los tienen detenidos”.

Un hecho así debió dejar muchos testigos a pesar de haber ocurrido de madrugada. Berta asegura que “claro que hay, pero es que muchos tienen miedo, aunque en el velorio y el entierro estuvieron a mi lado, pero aquí nadie quiere problemas”. Explica que hasta el momento nadie ha venido a decirle “yo sé quienes son y lo voy a decir”. La señora sin embargo apunta sobre el silencio de los acompañantes de su hijo esa noche que “los entiendo, porque todos ellos son discriminados y tienen miedo, lo mismo en los trabajos, que en la calle, en donde quiera y eso no es justo, eso tiene que cambiar”.

“lo único que yo pido es justicia, porque hoy le tocó a mi hijo pero mañana puede ser cualquiera de su comunidad”.

El reclamo de Berta es claro, “lo único que yo pido es justicia, porque hoy le tocó a mi hijo pero mañana puede ser cualquiera de su comunidad”. La madre cuenta más detalles del hijo fallecido “era muy pegado a mí, yo tengo tres hijos”, “bueno, tenía, ahora tengo dos, pero esos otros tienen sus vidas, Yosvani fue el que se quedó conmigo. Tú ves esta casita de bajo costo, él me ayudó muchísimo con ella”.

Se extiende en los valores de esa persona que ya no volverá a traspasar el umbral del hogar, sonriente y bullicioso. “Todo el mundo lo quería porque era muy jaranero y sabía mucho de cosméticos, modas y todo eso, siempre tenía atrás muchas muchachitas de aquí del barrio pidiéndole consejos de belleza y esas cosas”. “Ni sé lo que voy a hacer de ahora en adelante, la casa sin Yosvani ya no tiene alegría, es un golpe muy duro, mi hijo era todo para mí”.

A Yosvani le decían La Eterna e incluso La Invicta “porque estuvo muchas veces al borde de la muerte por el VIH que padecía, pero siempre se reponía y salía adelante, tenía unas tremendas ganas de vivir”, asegura la señora. “Lo que es la vida, mira que batalló contra la enfermedad y mira como muere, de una pedrada”, comenta con indignación.

Berta no quiere ser fotografiada para acompañar su testimonio con una imagen “¿Una foto mía, pa’ qué? No es que tenga miedo, pero en estos momentos yo no estoy pa’ fotos”.