Archive for 13 mayo 2010

GALLOS PELEAN EN EL RING, NO QUIERO EMPATES

GALLOS PELEAN EN EL RING, NO QUIERO EMPATES

Por Arsenio Castillo Martiatu

El Hip Hop en Cuba se ha definido por eventos competitivos, plenos del deseo de demostrar a propios y extraños, el afán de superar y auto superarse, de dejar una huella, de marcar, al rojo vivo, un recuerdo, un momento clave. Los que no fueron a la batalla de gallos, se lo perdieron, los que si, tendremos algo que contarles a nuestros nietos.

Aquí va un paisaje después de la batalla según Edgaro Doble Filo, el hombre más cerca del duelo. No quiero empates.

Después de ver, y creer, no me quede satisfecho y un testigo especial es todo lo que necesitaba para revisitar esa suerte de repentismo urbano que llena de adrenalina lirica los Jardines de la Tropical. Así que tome papel, lápiz y recuerdos para indagar en la mente de Edgaro , el tercer hombre en el ring. Animador, rapero, productor musical, a el todo esto lo toca más que de cerca, lo toca dentro.

El evento lo patrocinaban el Instituto de la Música, la Agencia Cubana de Rap y el refresco Red Bull

VALLA DE GALLOS

Edgaro, eres un testigo especial de la valla.

Tenia muchas expectativas, la valla es más que ella misma, es el preámbulo a una gran competencia internacional iberoamericana,  una batalla internacional, es por mérito, el mejor es él que gana. Y él que va…

Es una meritocracia. No hay empates.

No pude dejar de pensar en el evento más grande en sí.

Se lo repetías al público.

Constantemente, es muy productivo para los raperos y para el público, muchas veces asistimos a eventos sin pensar en la importancia histórica que tienen, gran parte no sabía que era la segunda edición.

Para mí tuvo un sabor de Deja Vu, de batalla soñada y revivida, mi segundo año como presentador.

El año pasado la selección la hizo el Instituto de la Música, quedaron fuera, en mi opinión uno o dos de los más grandes improvisadores. Pero creó un precedente poderosísimo, conectó a todos con la onda de improvisar.

Un año entero  afilando las espuelas, con el intenso deseo de ganar.

Ésta vez el Instituto fue más flexible y pudo darse una batalla de gallos más real en La Habana. Los de provincia, desafortunadamente, no están en el proceso de selección.

PARA EL ARTICULO COMPLETO – GALLOS PELEAN EN EL RING, NO QUIERO EMPATES.

Anuncios

PAISAJES EMERGENTES EN EL CAMPO CULTURAL CUBANO DEL NUEVO MILENIO

PAISAJES EMERGENTES EN EL CAMPO CULTURAL CUBANO DEL NUEVO MILENIO.[1]

Por Alberto Abreu

En su ensayo “Para un diccionario herético de estudios culturales” Néstor García Canclini constata: “Uno de los pocos consensos que existe hoy en los estudios sobre cultura es que no hay consenso.”[2] Semejante desconcierto tiene su origen en la heterogeneidad cultural (la hibridez, la pluralización, la exaltación de la alteridad…) de las nuevas tramas culturales, y que ha traído a nuestras vidas el posmodernismo  decretando el fin de la era de lo singular; dando al traste con los criterios de novedad, pureza  que propulsaron las vanguardias  artísticas.

Hoy todo se vuelve tan “normal” que es difícil sorprenderse o al menos entender el asombro asociado a esa connotación de insólito que, evocando a los surrealistas franceses, otorgaba Carpentier a lo maravilloso[3]. De ahí que, unas líneas más abajo, Canclini reclama: “Necesitamos, sin embargo, algunas definiciones operativas, aunque sean provisionales e inseguras, para seguir investigando y hacer políticas culturales.”

El título (“Para un diccionario herético de estudios culturales”)  y el cuerpo de este ensayo son coherentes con esta demanda, así como con la búsqueda, en medio de este paisaje signado por la fragmentación y diseminación de imaginarios y sentidos;  de ciertos conceptos estratégicos que le permita a la Crítica Cultural Latinoamericana auscultar, en el presente, los asuntos culturales. Pero, por encima de estas demandas teóricas, el ensayo que estamos leyendo es una crítica al idealismo estético y una interpelación al mismo como actividad al margen de las finalidades morales, políticas y mercantiles que, en estos tiempos de globalización, condicionan a los imaginarios culturales.

Me llama poderosamente la atención como, en contraste  con estas reflexiones de Canclini y de otros importantes analistas culturales latinoamericanos, en el caso del discurso institucional cubano (entiéndase bajo esta rubrica: la crítica textual, algunos circuitos y agentes sociales encargados del arbitraje de las luchas culturales, los conflictos simbólicos y de la movilización de nuevos sentidos sociales ) han optado por exorcizar estas prácticas y representaciones emergentes, sobre todo aquellas gestos y descalses de sentido que pueden desconcertar o causar “confusiones” dentro del canon y el orden simbólico letrado. Mediante operaciones tácitas que intentan readecuar ese “caos” (la complejidad que adquieren estas prácticas y nuevos actores sociales en la globalización) a pensamiento único, letrado, moderno.

Para explicar mejor este fenómeno propongo que vayamos a la  primera  de estas definiciones operativas, provisionales e inseguras, que  nos propone Canclini en su diccionario herético de Estudios Culturales: el asombro considerado, según este autor, por el origen del conocimiento  desde Platón hasta Karl Jaspers,  pasando por los vanguardistas y los antropólogos. El asombro en este texto adquiere una connotación peyorativa, irónica; alude más bien al fin de la era de lo singular y el comienzo de otra: la ya no tener de qué asombrarse. Es curioso como aplicado al contexto cultural cubano el asombro al que se refiere sarcásticamente Canclini retorne a su significación pueril, originaria.


[1] Fragmento de un libro en preparación donde el autor recorre los bordes de la ciudad letrada cubana desde sus momentos fundacionales hasta el presente siglo.

[2] Todas las citas de este ensayo han sido tomadas de la versión digital de, Néstor García Canclini: “Para un diccionario herético de estudios culturales”. Fractal no.18, jul-sept., 2000 año 4 volumen V, pp. 11-27.

[3] Consúltese el ensayo de Alejo Carpentier: “Lo barroco y lo real maravilloso” en su libro Razón de ser. Editorial Letras Cubanas, La Habana, 1980.

PARA EL NARRATIVO COMPLETO – PAISAJES EMERGENTES EN EL CAMPO CULTURAL CUBANO DEL NUEVO MILENIO