Archive for 28 febrero 2016

Afromodernidades

“Café CCPC (Cuban Coffee by Portazo’s Cooperative)” de El Portazo y el carnaval insular.

Por Alberto Abreu Arcia

Fueron Gerardo Fulleda y Roberto Zurbano los primeros en hablarme sobre “Café CCPC (Cuban Coffee by Portazo’s Cooperative)” última puesta del grupo teatral El Portazo que dirige Pedro Franco, durante sus presentaciones en el café teatro Bertolt Brecht, de La Habana. Cada uno elogiaba el espectáculo por razones diferentes. El primero de ellos desde su nostalgia por el cabaret, los imaginarios de la cultura popular, y su condición de teatrista. El segundo, por el espesor semántico del texto dramatúrgico y su capacidad para movilizar nuevos sentidos sociales, sus interrogantes y preocupaciones en torno al presente y el devenir de la nación. Antes de colgar el teléfono ambos se despidieron con la misma exhortación: “Tienes que venir a verlos”.

Sin embargo, por innumerables razones, mi encuentro con El Portazo se fue postergando una y otra vez hasta su más recientemente presentación en el Patio Colonial de la AHS en Matanzas, como una de las actividades colaterales de la octava edición de Puente de la Concordia, evento organizado por la sección de cine, radio y televisión de la filial de la UNEAC en Matanzas.

Este correo electrónico se ha enviado desde un equipo libre de virus y protegido por Avast.
www.avast.com

Caf CCPC, de El Portazo y el carnaval insular .docx

Anuncios

Afromodernidades

La censura también causó la muerte de Ángel

Jorge Ángel Pérez

Angel, el librero de la Fayad Jamis, salió de su casa en la mañana del último miércoles y no volvió esa noche. Dicen que su madre estuvo preocupada; el hijo no acostumbraba a dormir fuera de la casa… Al día siguiente se enteró de que no volvería jamás.

Angel fue asesinado. Encontraron su cuerpo en la Playa del Chivo, solo que nadie sabe aun como sucedió. Escuché decir que estuvo trabajando todo el día en la Cabaña, vendiendo libros en la Feria de La Habana, sin saber que al día siguiente lo encontrarían siendo ya un cadáver. La muerte de este hombre se mueve ahora en el reino de la especulación.

Ángel no debió suponer lo que iba a ocurrirle. Aunque conociera, por rumores, de asesinatos en lugares como ese, no pensó que esa podría ser su noche última. ¿Por qué iba a creer que un cuchillo le atravesaría el hígado o un riñón? ¿Por qué iba a pensar en su cuerpo sin vida atado de manos y pies con su propio cinto? ¿Por qué iba a pensar en la muerte si estaba buscando la vida?

Es casi seguro que Ángel decidió buscar esa noche a un semejante para disfrutar de las bondades de su cuerpo. Nada mejor que un poco de sexo después de un día de intensísimo trabajo. A fin de cuentas la Playa del chivo estaba cerca de la Cabaña, con solo cruzar la Monumental ya podría sentir el olor de la hierba y del mar cercano. ¡Hay sitios y olores que despiertan los deseos! La noche, los olores y un montón de cuerpos deseosos avivan la esperanza. Pudo creer a esa hora, porque se cree siempre, que se encontraría con el cuerpo de un hombre para postrarse y recibir sus favores, pero encontró la muerte.

Hasta hoy escuché varios comentarios sobre su deceso. Son mayoría los dolidos, pero también están los que solo saben relacionar sexo con amor, con el compromiso personal recíproco, y hasta juzgan mal la relación ocasional y anónima, sin saber que de alguna manera están justificando al asesino. Ángel salió esa noche a buscar sexo y a gozar. Ángel no salió a morir, y lo que importa ahora es encontrar a su asesino, y también explicar por qué ocurren, cada vez con más frecuencia, estas muertes en la isla. Yo tengo la certeza de que una de las razones es el silencio.

Nuestra prensa sigue sin relatar estos sucesos, sin hacer análisis, sin hacer exigencias. No tengo noticias, al menos hasta este instante en el que escribo, de que el CENESEX se pronunciara públicamente sobre este caso. El escritor Albertico Yañez fue asesinado hace años en su propia casa, y nada saben todavía su hermana ni tampoco sus amigos. La Eterna fue lapidada en Pinar del Río y nada de eso dijo el Granma ni Juventud Rebelde. Solo los medios alternativos se atreven a reseñar estos sucesos, pero algunos no podrán hacerlo esta vez, como el Blog del Proyecto Arcoiris, que acaba de ser censurado por exigir al gobierno que se expresé de una vez y por todas sobre el horror que significó para muchísimos cubanos, entre ellos muchos homosexuales, aquellas Unidades Militares de Apoyo a la Producción (UMAP) Esas unidades que lo que más produjeron fue horror e incluso muerte.

Esas políticas segregacionistas son también las culpables de la muerte de Ángel. Hace unos días, gracias al escritor cubano Abel Sierra, estuve leyendo algunos pronunciamientos de la prensa cubana, comentarios previos a la creación de las UMAP. En 1965 Samuel Feijoo dejaba muy claros, en el periódico El Mundo, sus deseos de acabar con algunos vicios, entre ellos el alcoholismo y el homosexualismo campeante y provocativo, y también leí aquel reclamo de la Revista Mella que exigía dejar fuera de nuestros planteles a los homosexuales, o Alma Mater poniendo a los delincuentes al lado de los homosexuales, los religiosos y los intelectuales. Estos “escribidores” no sufrieron la censura, no conocieron el escarnio, nadie les puso coto y fueron reverenciados sus escritos. El gobierno permitió, alentó, y hasta profirió junto a ellos, esos comentarios. Historias como esas se volvieron a repetir en los ochenta y todavía. Recordemos aquello de…, “La Universidad para los revolucionarios”, recordemos a los homosexuales vilipendiados y sacados de las aulas, recordemos, recordemos…

Ángel, la última víctima de la homofobia, perdió su vida porque en Cuba se legitimó el odio a los homosexuales. Quienes segregaron y crearon aquella concentración en campos de trabajo, legitimaron el odio, y los crímenes que de él salen. Quienes sacan del ciberespacio al blog del Proyecto Arcoiris, legitiman el rencor y hasta los crímenes. Aquel blog no hizo otra cosa que exigir explicaciones a quienes crearon las UMAP, y me parece muy justo un reclamo como ese.

El proyecto Arcoiris ha hecho mucho bien a la comunidad homosexual cubana. Una de las cosas que se propuso fue reclamar al parlamento cubano, y a su presidente, que legitimaran las uniones entre homosexuales, que revisaran un código de trabajo que margina a los homosexuales, pero… ¡de eso nada monada! El proyecto Arcoiris no propicio jamás el odio, propició el amor, convocó a algo tan hermoso como una besada, una besada pública, para legitimar el amor entre semejantes. Me habría encantado estar en la Terminal de Ómnibus de La Habana el día que se llevó a cabo una de esas besadas públicas, legitimadoras. Debemos aplaudir a quienes se expresaron en ese espacio, nunca inmovilizarlos.

El gobierno, y nuestra prensa pacata, son culpables también de la muerte de Ángel, porque al no pronunciarse, permiten, legitiman. Nuestra prensa se da el lujo de hacer comentarios heterosexistas y homofóbicos y no pasa nada. No hay quien les salga al paso. Hace poco presencié un comentario que muestra la homofobia de la prensa oficial cubana. Fue Arleen Rodríguez, una de las conductoras del espacio televisivo La mesa redonda, la protagonista. Esta vez no repitió la “hazaña” de querernos hacer creer que un perro hablaba. En esta ocasión conversaba con Ronaldo Veitía, quien fuera, hasta hace muy poco, entrenador de las más destacadas yudocas cubanas. Esta vez la periodista nos llamó la atención sobre la femineidad de las yudocas en medio de su desempeño, y lo peor es que se suponía haciendo elogio. ¿Destacar la femineidad de las yudocas no es acaso homofóbico? Tan contraproducente elogio exalta el comportamiento femenino y denigra la “tosquedad” de la que se acusa, por cierto, a algunas lesbianas. Sin dudas esta señora aplaudía un pas de deux cuando lo que realmente conseguía la yudoca era hacer wasa, gritaba bravo tras el wasari que confundió con arabesque. ¿Qué significa destacar lo femenino de las yudocas cubanas enfrentadas a los hombrunos ademanes de las foráneas? Si eso no es chovinismo…, entonces es: ¡homofobia!

Un comentario como ese, ingenuo solo en apariencia, es ofensivo; alabando los “gestos delicados” hace notar lo inapropiado de los “gestos hombrunos”. Es heterosexista su comentario, es homofóbico porque supone que la mujer que no es “fina”, es otra cosa… A esta periodista habrá que advertirle alguna vez que una mujer es lesbiana cuando prefiere el cuerpo desnudo de su semejante, y nada más.

Eso hace la prensa cubana. En la Mesa redonda ni en ningún espacio televisivo se hablará de la muerte de Ángel ni del dolor de su madre. Aunque puede que haga un comentario si se trata de un cubano que decidió exiliarse y fue víctima de la homofobia foránea. Ángel no volverá nunca a su casa ni se sentará más a la mesa con su madre, no se enredará otra vez con el cuerpo de un hombre, ni va a publicar en Cubaliteraria, no volverá a los infinitos placeres que trae el sexo, mientras que acá se sigue acallando a quienes hablan, y dejan claro que fue también la censura quien causó la muerte de Ángel.

Tomado de Cubanet

Este correo electrónico se ha enviado desde un equipo libre de virus y protegido por Avast.
www.avast.com

Afromodernidades

Proyecto Arcoíris contra la censura en la plataforma Cubava.cu

La plataforma de blogs cubanos Reflejos (http://cubava.cu) cerró por segunda vez el blog de Proyecto Arcoíris. Argumentan que parte de la reseña del activista Jimmy Roque Martínez “Con el perdón (o no) de Mariela Castro” viola la Sección 6 de las Normas de Uso del portal, donde se prohíbe “Transferir, publicar, transmitir o publicar Contenido que sea ilegal, contrarrevolucionario, dañino, amenazante, abusivo, hostigante, escabroso, difamatorio, vulgar, obsceno, calumnioso, fóbico, cuestionable a nivel racial y ético o de cualquier otra forma que invada la privacidad de otros…”

El párrafo resaltado por el (anónimo) Grupo de Monitoreo está conformado por tres oraciones que exponen hechos ya conocidos, sin incluir valoraciones.

“Ha pasado cincuenta años desde la creación de las UMAP y ni un solo responsable ha pedido disculpas al pueblo. Los máximos responsables aún permanecen vivos. El Ministro de las FAR en aquel momento es ahora el presidente del país.”

No sabemos cómo eso “denigra a la Revolución”, de acuerdo a la sentencia que nos transmitió una funcionaria. Su única explicación fue que, aunque sean hechos en efecto conocidos, no pueden ser publicados en el servidor http://cubava.cu.

La simple constatación de una realidad histórica escandaliza al equipo de censura de turno.

Recordemos que las Unidades Militares de Ayuda a la Producción (UMAP), fueron verdaderos campos de labor forzada, donde el gobierno cubano pretendió, mediante reclusión y trabajo obligatorio, transformar a todos los hombres que fueran diferentes a la norma: por su orientación sexual o identidad de género, por su filiación religiosa, por sus ideas políticas, o simplemente por su apariencia externa. Las UMAP funcionaron de 1965 a 1968.

La censura a Proyecto Arcoíris sin dudas contrasta con las declaraciones públicas de la Dirección de Cubava, donde insisten que quieren dar oportunidad a las personas que están aún distantes del limitado y caro acceso a la red de redes; y que se llama “Reflejos” porque debe ser una visión de la verdadera Cuba. En la concreta, varios blogs que publican contenido político crítico han sido cerrados, en el peor estilo del Quinquenio Gris: “La Jugada”, “Observatorio Crítico”, “Bubusopía”. Ahora fue el turno de “Proyecto Arcoíris”. Mientras, la blogosfera evangélica publica montones de contenidos que contradicen abiertamente las políticas de los ministerios de Salud Pública y Educación, pero eso no preocupa al Grupo de Monitoreo.

En medio de un proceso de apertura en Cuba, los avances para la comunidad LGBTIQ en realidad se han limitado a espacios bien restringidos, en muchos casos más relacionados con el mercado que con los Derechos Humanos que nuestro Estado debe garantizar a toda su ciudadanía. La censura de Cubava y la imposibilidad de crítica a los líderes del país demuestran en cambio que siguen vivas las lógicas restrictivas, de prohibiciones e intolerancia, y que sus defensores y defensoras todavía cuentan con poder.

Esto confirma que la Revolución no puede seguir adelante mientras el derecho a la libertad de expresión no cuente con suficientes herramientas que la defiendan. En la situación actual, cualquier reflexión propositiva, crítica o diferente, emitida desde abajo y circulada con ayuda de las nuevas tecnologías, puede ser castigada por el miedo de cualquier anónimo Grupo de Monitoreo, o la llamada telefónica de algún funcionario emplazado; aun cuando eso viola lo previsto en el Código Penal cubano, que sanciona a quienes limiten la libre emisión del pensamiento.

Proyecto Arcoíris, colectivo LGBT y anticapitalista, no se va a detener en la lucha contra el ocultamiento, la doble moral, la censura, armas habituales de la homofobia y quienes justifican la desigualdad. Si Reflejos lo quiere impedir, nos opondremos por todas las vías a nuestro alcance.

Este correo electrónico se ha enviado desde un equipo libre de virus y protegido por Avast.
www.avast.com

Afromodernidades

Estreno

Teatro Cimarrón estrena «Cimarrón de Palabras. Homenaje a Rogelio Martínez Furé, con sus poemas»

La compañía Teatro Cimarrón, bajo la dirección del dramaturgo Alberto Curbelo, estrenará el espectáculo «Cimarrón de Palabras. Homenaje a Rogelio Martínez Furé, con sus poemas», en el Coloquio que la Feria Internacional del Libro dedica al Premio Nacional de Literatura 2015 (Sala Guillén, la Cabaña, 13 de febrero) y en la última jornada del Seminario Internacional por el aniversario 130 de la abolición de la esclavitud en Cuba, en Casa de las América (17 de febrero).

Teatro Cimarrón, a partir de textos incluidos en los poemarios «Cimarrón de Palabras»[1] y «Eshu (Oriki a mí mismo) y otras descargas»[2], sube a escena la cosmovisión de un griot contemporáneo que legitima sus raíces y la riqueza civilizatoria de las culturas africanas. «Al dedicarme a estudiar las pluralidades nuestras ─declaró el africanista mayor a Madeleine Sautié, del diario Granma─ me doy cuenta de que hay un gen extraordinario que fluye contra viento y ma­rea defendiendo siempre la identidad, múltiple, pero única en su destino y vocación por la libertad y por la defensa de la nación, y no tie­ne el espejismo de creerse, como ocurre en otros sectores de la clase media, de creerse eu­ropeos en el exilio, mientras que el pueblo sa­be cuáles son sus raíces, las cosas que pueden superar y defender. Tienen toda la alegría y la euforia de reconocerse cubanos reyoyos, hi­jos de esta tierra, sobre todo reconociendo que hemos sobrevivido a todas las tempestades. Por eso creé este personaje Yonu, porque no hay mayor homenaje a la humanidad que fundirse a esa pluralidad creadora».

Los poemas de Furé mapean los ríos sanguíneos que convergen en el Caribe y nos presentan, desde su genealogía y experiencia familiar, el trauma de la esclavitud, las huellas y esencias culturales del africano trasplantado a las Antillas, sin desdeñar al Otro, al colonizador u hombre de a pie que también se integró a la Torre de Babel antillana. «Es que utilizo la lengua madre para expresar y transmitir los sentimientos más profundos que yo tengo acerca de la identidad tanto individual como colectiva, y clonador de identidades, porque soy el producto de todas las identidades que me han conformado a través de los siglos que he heredado y que hace que me sienta pleno, porque sé que soy descendiente de todas las culturas y pueblos del mundo», precisó el genial folklorista, ensayista y dramaturgo, fundador del Conjunto Folklórico Nacional.

El espectáculo de Teatro Cimarrón, con puesta en escena del propio Curbelo, cuenta con coreografías de Siria Robles, asesoría musical de Jorge Garciaporrúa y con las colaboraciones del grupo Obá Areanlé, de Deysi Brau, y de la compañía JJ, de Johannes García.